• Guará

¿Cómo funciona un algoritmo de traducción?

Actualizado: 28 de ene de 2019

Utilizamos la tecnología de la traducción para regionalizar anuncios, páginas web, etc. De forma de personalizar el mensaje según la audiencia objetivo. Para ello se apoya del uso del Procesamiento del Lenguaje Natural. Alguna vez te preguntaste, ¿cómo funciona un algoritmo de traducción?


Desde siempre, el ser humano ha tenido la tarea de traducir. En la época de la prehistoria todo se escribía a través de dibujos, que luego debían traducirse para entender su significado. Poco a poco la escritura fue evolucionando, al punto de existir aproximadamente más de 7.000 lenguas en todo el mundo, siendo el español e inglés algunas de las más importantes.


Con tantos idiomas y una gran necesidad de comunicarse entre personas de diferentes nacionalidades, surge la idea de un traductor tecnológico, por ejemplo el Google Translate, que al introducir cualquier palabra en cualquier idioma, te dice lo que significa en tu lengua de origen. Pero ¿Cómo llegó esta idea?. A continuación te daremos un breve paseo histórico sobre esta grandiosa idea.


Primeros intentos

En 1933 el franco- armenio George Artsrouni, junto al ruso Petr Smirnov-Troyanskii, crearon las primeras propuestas para el sistema de traducción automática, cuyas patentes se registraron de manera independiente, y explicaban las propuestas sobre la materialización de esta idea.

Artsrouni comenzó con la fabricación de un dispositivo de almacenamiento, que permitía conseguir el significado de una palabra en otra lengua. Dicha idea, que se presentó en 1937 aproximadamente, quedó grabada como glosarios multilingües, con una base de datos de terminología en formato digital.

A su vez, Troyanskii planteó su proyecto en tres etapas:

  1. La persona que conociera la lengua de origen, realizaría un análisis de las palabras.

  2. Una máquina tendría que transformar esas secuencias de palabras y funciones a la lengua solicitada (o de llegada).

  3. Una persona que solamente conociera la lengua solicitada adaptaría esas secuencias, para que se viera natural.


¿Qué vino después?

Quien realmente visualizó el sistema automático de traducción fue el ruso Troyanskii, pero al no ser famoso fuera de su país, no trascendió. Es por ello que todo continuó con la Fundación Rockefeller, en 1949, fecha que tuvo como protagonistas al criptógrafo estadounidense Warren Weaver y al británico Andrew Booth.


Ellos plantearon ideas sobre cómo se podían usar las computadoras para traducir varios idiomas. En ese sentido, buscaron una tercera ayuda, el también británico Richard Richens, quien colaboró con el proyecto de fabricar un analizador morfológico para un diccionario mecánico, lo que sería actualmente como un diccionario digital.


Fue para 1954 cuando se presentó el primer borrador de traductor automático, el cual logró desarrollar un equipo de la Universidad de Georgetown e IBM, actual partner de Guará, que era muy limitado:

  • Solo traducía de ruso a Inglés

  • Traducía únicamente 49 oraciones

  • Vocabulario de 250 palabras

  • 6 reglas gramaticales


Reinvento tecnológico

Aunque esas ideas estaban revolucionando al mundo, todo decayó cuando en 1966 publicaron el informe ALPAC, el cual recomendaba que no se invirtiera más en la traducción automática, pues la calidad era peor que las traducciones de los humanos.

De allí salió la traducción asistida por ordenador (TAO), que consistía en que una persona reutilizaba traducciones pasadas, utilizando programas específicos, que trabajan de la siguiente manera:

  • Utilizan bases de datos que guardan oraciones originales y sus traducciones, con la idea de volverlas a usar.

  • Eso divide a los textos en segmentos, los cuales tienen porcentaje de coincidencia al compararlo con las traducciones guardadas.

  • Esos porcentajes van del 0 al 69% (no propone traducción); 70 al 99% (necesitaría cambios la traducción) y el 100% (aceptada por completo la traducción, con opción a modificarla).

  • Entre más nuevas traducciones, más estarán en la memoria de traducción, para utilizarlas en futuros textos.


No es para textos literarios

Algo muy importante de aclarar, es que la traducción asistida actualmente no sirve para traducir textos literarios ni creativos, solamente aplica para textos técnicos, o aquellos en los que se repitan oraciones.


Ventajas

  • Ahorras tiempo y costo

  • Incremento de productividad, coherencia en términos y mejora de calidad

  • Tiene diferentes herramientas de ayuda como diccionarios, bases de datos terminológicas, herramientas de texto predictivo, entre otras.


Tipos de TAO

Actualmente trabajan en este sistema aproximadamente 25.000 profesionales de todo el mundo, pero algunos de los más usados son:

  • SDL Trados (2007)

  • SDL Trados Studio (2009, 2011, 2014, 2015, 2017)

  • Wordfast Classic (uno de los más completos y gratuito)

  • OmegaT (más utilizado) Igualmente están los TAO en la nube, entre los que destacan:

  • MateCat

  • Google Translator

  • Toolkit o Memso

Creemos que el futuro de la traducción no sólo rige por el significado literal de la palabra, ni debe basarse en una convención del idioma, si no que creemos en un enfoque holístico que identifique la intención y el tono del usuario, no deteniéndose en el sentido literal de las palabras.


#Traducción #Guará

  • Black Instagram Icon

www.guara.ai    |    info@guara.ai    |    ©2020 Guará